Lo más importante

Antes de nada aclarar que para mi es un privilegio estar escribiendo esto escuchando el genial disco de Motörhead “Ace of Spades”.

Esta es una entrada que llevaba ya mucho tiempo en mi cabeza y no sabía muy bien como enfocarla, pero allá va y espero que sirva para aclarar algunas cosas. ¿Por qué escucho Heavy Metal?

Empezaré por un poco de historia. Los pioneros del género como Deep Purple, Black Sabbath o Led Zeppelin tenían todos un origen humilde y supieron dirigir su música hacia un público similar. Por lo que podría decirse que este es uno de los motivos.

Pero hay mucho más, eso, si me apuráis es algo casi anecdótico. Durante más de 40 años esta música ha sido condenada, menospreciada, estereotipada y atacada, al igual que sus fans. ¿Cuántas veces he escuchado esa frase de “a mi me gusta todo tipo de música excepto el Heavy Metal? A lo que yo respondería si realmente se han parado a escuchar una canción durante más de un minuto. Es cierto que es una música difícil de escuchar y muy compleja formalmente, especialmente determinados géneros dentro de lo que se denomina Metal Extremo (en esto último si me dejáis estoy dispuesto a profundizar en otra ocasión).

Es una música de marginados para marginados, y me explico. Cuando todo el mundo habla del partido del fin de semana tú prefieres hablar de la Familia Manson, cuando todo el mundo habla de la canción del momento, tú no puedes ni siquiera escucharla, cuando todo el mundo prefiere irse a un botellón o irse de fiesta, tú prefieres quedarte escuchando tus discos. Nadie quiere ser el bicho raro, pero cuando te das cuenta, ya lo eres, y es algo que te hace sentir orgulloso. Es una música hecha por marginados para marginados, hecha para gente que necesita algo diferente, como los esclavos americanos o los trabajadores al salir de las fábricas antiguamente, querían canalizar su energía en una forma de entretenimiento que fuese suya y de nadie más. Hay más gente así de lo que pueda parecer, gente que sale a la calle sin un lugar al que ir, que prefiere suicidarse a usar su imaginación, personas para las que no hay nada alrededor suyo que terminan por montarse su propio mundo, y eso, si se me permite, crea personalidades fuertes, lo que contribuye a crear “jóvenes músicos cabreados”. Es la negación de todo lo que el mundo te ha reservado, algo así como “paso de esta mierda de existencia”, de las clases y de un trabajo sin futuro, esta música es algo mío, es algo que me pertenece. Así que, que te jodan, no haré lo que tú me digas.

Estudié y crecí en un colegio donde todos escuchaban Los 40 principales.La mayoría de la gente prefería vestir con vaqueros o con ropa del supermercado, pero yo decidí vestir a mi manera. La mayoría de los fans del Metal tenemos nuestras propias opiniones, y se puede hablar con nosotros en plan “vale, esto es lo que pienso, y no hace falta que te guste la mismo música que a mi para ser mi amigo, ni que escuches lo que está de moda para encajar. Lo que yo he encontrado en esta música es la confianza en uno mismo, porque es una música que te da la fuerza para decir “que te jodan”. El Heavy Metal ha sido una constante en mi vida desde que tengo 10 años, me ha ayudado en mis peores momentos y me identifico con muchas de las letras que me incitan a ser fiel a mi mismo. Aunque sea un tópico, pero es un estilo de vida, las otras músicas le gustan a la gente durante un tiempo y luego lo dejan. No me gustan las cosas perecederas, cuando algo o alguien me gusta es real, no es ocasional. Si escuchas a The Replacements o The Smiths, es porque eres un bicho raro y eso te hace feliz porque significa que eres más listo que los demás, pero el mensaje del Metal es: “Sí, te sientes como un bicho raro, pero no lo eres”. La idea no es intentar que comprendas tu soledad, sino hacerte sentir que formas parte de algo mucho más grande que tú, porque todo en esta música es más grande que la vida real, louder than life. Te da un universo alternativo, una vida imaginaria desde la que puedes abordar la música. El resto de estilos no me dicen nada, no me identifico con ellos, por mucho que escucho rap o hip-hop por ejemplo, no me atrae en absoluto. En cambio, quizás porque estaba cabreado, me identifiqué con el Heavy Metal. Siempre me ha gustado meterme a fondo en aquello que me gusta, y muchos tipos de música son superficiales, pero para mi en esta música tiene mucho significado, bien sea religioso, vital o lo que sea, pienso que hay un significado para todo el mundo. Para mi la música es algo muy importante, es lo único con lo que puedo contar siempre. A menudo la vida tiene altibajos, puedes tener días malos y días buenos, pero sea cual sea el caso, la música va a estar siempre ahí. Hay ocasiones en las que estoy completamente solo y me siento fatal y necesito ayuda, y en cierto modo esa ayuda para mi siempre ha sido la música. La música que escucho nunca me ha dicho “date por vencido”. Cuando tengo un mal día no voy por ahí a emborracharme o a buscar pelea, me voy a casa a escuchar música

Es algo que se introduce en la mente del eterno adolescente, si pierdes esa parte de ti, deja de tener sentido. Te encuentras con gente que dice: “Es una parte de mi vida de la que me avergüenzo, ese pelo largo, esas chupas de cuero, esos chalecos con parches”. Gente que se avergüenza de lo que ha sido. Aún hay gente que me dice: “¿Cuando vas a crecer y cortarte el pelo o dejar de llevar esas camisetas o ese chaleco con esos estúpidos parches?”. Y yo les digo siempre: “A la mierda, llevo todo esto porque me gusta, porque forma parte de mi, no porque estén de moda, yo soy quién soy, y eso me convierte en un puto gilipollas o si no estoy a la última no me importa una mierda.

Para mi el Heavy Metal es una hermandad, es lo que me mantiene vivo. Cuando me levanto lo primero que hago es poner a Slayer, hay quién lee la prensa o se toma un café, yo escucho a Slayer. Es algo que está en mi sangre, en el aire que respiro.

Esta música es como una cultura ancestral, porque lo que hace que los fans de este género conectemos es una actitud tribal. Se trata de juntarse en un concierto o en un festival y pasarlo bien, y el hecho de que nadie más sea capaz de comprenderlo hace que sea genial. Otra cosa que me engancha es que sea algo tan grande y aún pase desapercibido para la inmensa mayoría de la gente. Y el poder disfrutar de uno de tus grupos favoritos rodeado de tantísima gente es algo que no cambias por nada del mundo, y es la ostia. Es fácil ver un mosh o un pogo como algo violento, y claro que es violento, pero yo prefiero desahogarme en uno antes que haciéndole daño a alguien.

Para mi es un sitio en el que experimentar cosas nuevas e ir más allá de mi rutina diaria. Es como una catarsis liberarme de mis tensiones. Creo que todos tenemos distintas válvulas de escape, es algo diferente a mi vida diaria. Para mi se basa en la idea de es más importante lo que la gente siente que lo que la gente piensa. Realmente no sé por qué es tan importante, pero lo es. No me juzga, no me critica y siempre está ahí para mi. Para mi, la belleza, la bondad, la perfección, está sobre un escenario.

Desde que escucho esta música he tenido que defenderla de todos aquellos que la consideran una música inferior, barata o simple. Mi respuesta es que es una música que la sientes o no la sientes, si no te produce un subidón tremendo, si no hace que se te erice en pelo o que se te ponga la carne de gallina, jamás la entenderás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: