No puedo dormir

A mí la calle Mayor no me dice nada, pero en esa esquina tú esperaste durante mil latidos al amor de veras y también llovía  y te calaste y no llegaba y no llegó. La calle Mayor para ti es Laura, el dolor de Laura, un resfriado. Y siempre que cruces Mayor, aparte de estornudar, te sentirás pequeño.

Tú ignoras la plaza de España, pero ahí, en ese parque, me emborraché por primera vez. Ahí traté de saciar mi sed de vida con cerveza. Ahí aprendí que el YA excita, pero también mancha. La plaza de España para mí es espuma y huele a tinte.

Yo no sé qué es Gran Vía para ti. Tal vez muchas cosas. Algunas calles son mil recuerdos diluidos. Tantos y tan mezclados que al cruzarla no sientes nada.

O esos lugares que cambian para quedarse. Atocha pasó de Sabina a masacre.  De maletas a impotencia. Del bienvenido al no vuelvas. Y siempre será así.

Y tú podrás evitar ciertas calles que duelen. Podrás cambiar tu ruta del trabajo a casa. También rememorar ciertos momentos. Podrás buscar adrede el callejón de tu primer beso, mirar atrás porque lo tienes delante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: