Basado en pensamientos reales

Posted in Uncategorized on marzo 6, 2015 by diariodeundonnadie

Fregué toda la casa: el suelo del baño, la cocina, el salón, el pasillo, y al llegar con el mocho a mi habitación acabé el trabajo subido a la cama, esperando a que el suelo acabara de secarse. Arrodillado en la cama y con el palo de la fregona en alto, tenía la sensación de ser un náufrago en el mar de una casa que no es la mía, lo cual me hacía sentir extrañamente bien, como a salvo de todo. Me tumbé en la cama y todo parecía en calma: el mar del suelo y el gotelé del techo que hacía las veces de un cielo estrellado y eterno. ¿Qué más necesito?. Tengo wifi, y el teléfono a mano, en la mesilla. Y si quiero sexo, puedo imaginar que la fregona es una bella dama. Anoréxica, sí, pero nadie es perfecto. Y cuento con una imaginación portentosa. Puedo jugar dar un paseo por la calle desde mi cama y escribir anécdotas sobre personas inventadas. O soñar con otros mundos más nuevos o sin los vicios de este. O chatear con divorciadas de Florida. O comprar por amazon fotos antiguas, o monociclos, o relojes sin pila, o lo que me dé la gana.

De hecho, me puse más cómodo y empecé a crear este post desde la cama. Desde la isla. Seguro que el suelo ya se habrá secado pero no quiero mirar. Prefiero pensar que sigue mojado. Que seguirá mojado por siempre y yo aquí, asombrado de lo que podría ser capaz sin apenas nada.

Hubiera preferido marcarte yo el destino sin mediar palabra. Que al entrar en mi cama me dijeras: “Al fin del mundo” pero yo entendiera o quisiera entender “para siempre” y apagara la luz y te llevara lejos, a aquel terraplén con vistas donde hace siglos iba andando y soñaba cosas chulas (o buscaba con torpeza el broche de algún que otro sujetador). Y tú a mi lado en silencio, consciente del cambio de rumbo pero dejándote llevar, soltándote el pelo, cubriéndome con tus brazos y lanzando contra el asfalto tus tacones de suela roja, tus prejuicios y tu teléfono. Y que al llegar al mismo borde del terraplén  y encienda la música (algo de los Smiths, Some girls are bigger than others, o Please, please, please let me get what I want), y nos miremos a los ojos , y en ese momento exacto encontremos el sonido y el sabor y la densidad exacta de lo que siempre entendimos que es la vida. Sólo mi cama y la ciudad a lo lejos: los edificios pequeños, esos miles de puntos de luz que iluminan a nadie en particular.

Y quedarnos allí, perennes. Asombrados pero quietos. Sin hablar porque no hace falta decir nada, porque todo es perfecto tal cual: a veces se nos olvida esto. La intensidad de un instante sencillo. Los silencios cómplices aun entre perfectos desconocidos. Sentirnos bien sin preguntarnos porqué o cómo hemos llegado hasta aquí o qué haremos luego. Porque ahora no hay luego que valga. La plenitud es la ausencia de luegos.

Un beso

Posted in Uncategorized on febrero 14, 2015 by diariodeundonnadie

Besar o ser besado significa confiar en otros labios, saber que van a ser bien recibidos, tratados como crees que se merecen: la otra boca no morderá la tuya, y si lo hace, será con buena intención, lujuria y con mesura. Besar es pelear por las ansias del otro, desenmarañar sus posibles dudas con la punta de tu lengua, o dejarte llevar por la suya. Habrá un lenguaje no verbal, un pacto no escrito e improvisado surgido del momento: el cuarto de baño de una biblioteca, un semáforo en rojo o un fotomatón sugieren besos urgentes. Un beso en la cola del pan te dice  “estoy junto a ti, contigo, y quiero improvisar, que seamos uno en este preciso instante”. O el beso casto y sutil que significa “te regalo mis labios para el resto de tus días”.

Uno puede vivir instalado en el desánimo, acumulando penas. Creer que ya se ha tocado fondo, y acostumbrarse a la sombra y al fango de ese fondo, y construirse un hogar en ese fondo con vistas al muro de las lamentaciones. Uno puede ser un tipo cualquiera y en cualquier bar, mirando para otro lado cuando entra la mujer de sus sueños, o disimular cuando alguien se atreve a mirarte a los ojos. Uno puede fundirse en la soledad y convertir la risa en silencio, o creerse más débil que el resto y creerse derrotado antes incluso de iniciar cualquier guerra.

Pero hay alguien dentro que te empuja a lo contrario. Despertarse, abrir los ojos y ver la nuca de ella  a tu lado y en tu misma almohada. Saber que duerme y que, al otro lado de su hermoso cabello, hay amor; un amor incombustible a prueba de bombas, de leyes o de fantasmas. Un amor que nació espontaneo y ningún dios inventado podrá moldearlo o contenerlo. No habrá un solo delegado de cualquier sindicato que sea capaz de organizar una huelga en sus latidos, ni en los tuyos, ni piquetes en su forma de quererte, ni en tu capacidad de amarla. Acercarte a ella solo con el objetivo de notar que respira suave, su aliento sirve de catarsis para tus desdichas. Inspira tu lado oscuro, y sus pulmones purifican tus malas memorias  y, por último, expira la vida oxigenada que os queda por delante.

Y entonces crees que, si aún sigues aquí, es por ella.  Todas vuestras energías y  todos vuestros impulsos fluyen en una sola dirección. Y todo empezó con un beso.

Inquietud

Posted in Uncategorized on febrero 11, 2015 by diariodeundonnadie

Inquietud es verte caminar o dormir o mover la boca, o notar que tu boca se aproxima lenta a mía y me vuelvo bizco y consigues sin tocarme arritmias severas, Inquietud es oler tu vientre tumbado e imaginar imperios suaves que giren en torno a tu ombligo y querer dormir ahí, quedarme ahí para siempre y poder plantar ahí mi bandera del color de los recuerdos y congelar ese momento para siempre y no pensar en otra cosa.

Inquietud es recordarte a mi antojo y que se me antoje imaginar tus mejillas rosadas, tu risa, tu sonrisa, tu lengua perfecta, tus uñas, tus corvas, tus curvas, tu cuerpo sentado a mi lado y yo mirándote y tú observando mis ojos a través de los míos, mis labios, mis ganas, y acercarte a mí y decirme al oído te quiero con la misma voz con la que firman los notarios, y que el mundo se derrumbe a nuestro alrededor como si fuéramos los últimos seres humanos el mundo.

Gerard Guix’s Todo lo que deberías saber antes de amarme

Posted in Uncategorized on octubre 8, 2012 by diariodeundonnadie

No suelo hacer recomendaciones literarias, pero aquí va una que me ha sorprendido muy gratamente.

Gerard Guix’s Todo lo que deberías saber antes de amarme

Hay pocas novelas en que, de forma casi (¿o no?) literal, el autor desnude su alma, sus sentimientos y su manera de vivirlos, expresarlos y exponerlos, especialmente por lo que se refiere a una sensación tan compleja como el amor; no el reposado, distante e idealizado, sino el que irrumpe en nuestras vidas, lo cambia todo a su paso, y va y viene como un torbellino, alterando constantemente nuestra forma de vernos a nosotros mismos, nuestras relaciones, nuestras amistades, nuestra familia e incluso la consideración que tenemos de nosotros mismos.

¿Estarías preparado para un amor así? ¿Sabrías soportarlo, sobrellevarlo, incluso disfrutarlo… o protegerte de él? Una pista que nos da Gerard para saber sobreponerse a un amor así es que tu vida podría adquirir las múltiples capas, misterios y recovecos que una caprichosa matroska rusa.

Mi otro sitio especial

Posted in Uncategorized on octubre 7, 2012 by diariodeundonnadie

El otro día hablé de la azotea del Círculo de bellas artes, lugar que para mi es muy especial. Hoy voy a hablar de mi otro sitio de Madrid al que voy siempre que puedo.

Se trata del Observatorio Astrónomico Nacional, más concretamente del parque que hay justo a su entrada. Un sitio que está situado en pleno centro de Madrid y donde es muy muy raro encontrar a nadie. Me gusta ir allí a leer, escuchar música o simplemente a tumbarme y mirar el cielo. ¿Irme hasta allí solo para eso? Sí, y para mi es un auténtico lujo el hacerlo. A pesar de que se sigue oyendo de fondo el ruido de los coches, pero para mi es una isla en medio del mar y completamente aislada en ese mar que es Madrid.

Solo espero que después de compartir mis dos lugares predilectos, no pierdan esa magia que tienen para mi. Si algún día os digo que me he ido a dar una vuelta yo solo, tened por seguro que me vais a encontrar en cualquiera de los dos lugares de los que he hablado.

Un sitio especial

Posted in Uncategorized on octubre 5, 2012 by diariodeundonnadie

Hoy quiero compartir el que para mi es el lugar más especial de Madrid, y que espero que al hacerlo no deje de serlo. Se trata de la azotea del círculo de bellas artes. Siempre que me doy una vuelta solo, cosa que suele ser muy a menudo, siempre voy. Me gusta ir por varios motivos: Es un sitio que entre semana está en plena Gran Vía y en el que apenas hay gente, y cosa curiosa, es el único sitio de Madrid que está en altura en el que no siento vértigo. Además, a pesar de que he manifestado en alguna ocasión que no me gusta vivir donde vivo, el ver desde allí la ciudad que me ha visto nacer, donde he crecido y en la cual me he criado me proporciona una sensación muy especial que no sabría cómo definir. Realmente no sé que tiene ese lugar, pero es mágico para mi.

Este es un vídeo que he grabado hoy allí, siento que no se vea bien.

Otro día escribiré sobre el que para mi es el otro lugar mágico de Madrid y al que siempre que puedo hago una escapada.

Metal Extremo

Posted in Uncategorized on octubre 2, 2012 by diariodeundonnadie

El año pasado me matriculé en la UNED en historia del arte, y esto que os voy a poner aquí es un resumen que de un trabajo que empecé allí cuando le dije al profesor de historia de la música en una de las tutorías que tuve que quería subir nota. He de reconocer que he tenido bastante suerte con él al ser alguien muy abierto de mente que lo mismo te ponía a Lady Gaga en clase como te podía poner a Wagner. Un poco por vacilarle le propuse hacerlo sobre Metal Extremo, y me sorprendió lo que me dijo: “¿Eso es Heavy no?” Yo la verdad que no daba crédito, ¿cómo un musicólogo reputado podía desconocer por completo un género musical que lleva dando vueltas por el mundo 30 años. Y le interesó, no solía aceptar ese tipo de trabajos, pero al ser algo nuevo para él me dijo que siguiera adelante.

El tío cuando lo leyó alucinó, no solo me puso la máxima nota. Porque él era un musicólogo, era alguien con una carrera de conservatorio, era catedrático, era profesor de una facultad y le había pasado completamente desapercibida bajo su radar una música que lleva ya más de 30 de vida y que goza de tan buena salud.

De todo lo que me dijo tras leerlo y que me sorprendió y sobre todo me alegró enormemente hasta un punto que no os podéis imaginar el que alguien como él me dijese que el Metal Extremo es algo de lo que la música popular y la música culta tiene algo que aprender.

Historia y apreciación del Metal Extremo

¿Qué es el Metal Extremo? En ese caso voy a dejar que la música hable por sí sola, esto es Metal Extremo (Hellhammer) http://www.youtube.com/watch?v=F_dQwbsP7Sg pero esto también es Metal Extremo (Ulver) http://www.youtube.com/watch?v=bGefg8F9uKs . Por si alguien no lo conoce esto es Ulver, y en este disco en concreto cantan algunos de los músico del Black Metal más relevantes, y en esta específicamente canta Fenriz de Darkthrone. Todos ellos hacen una música cruda, realmente difícil, pero el Metal Extremo llega hasta este punto, a poder combinarse con la electrónica 20 años después. Con esto quiero decir que es un ámbito muy grande, y cualquier persona a la que le guste el Metal o cualquier otro tipo de música tiene algo que encontrar en el Metal Extremo.

Desde el punto de vista formal y a grandes rasgos el Metal Extremo es una tendencia musical englobada dentro de lo que llamamos música popular que se distingue de otras variantes evolucionadas del Rock por mezclar en proporciones variables según el subestilo del que hablemos rasgos del conocido como Heavy Metal y del Punk, con un peso muy destacado en sus orígenes de la banda británica Motörhead. Paradójicamente el Metal Extremo también puede definirse por oposición a los estilos que lo forman. Es mucho más consistente por ejemplo que el Punk, que depende más de su ética y de su estética, convirtiéndose con el paso del tiempo más en una influencia que en una escuela formalmente homogénea. Y también puede distinguirse del Heavy Metal, que en comparación con el Metal Extremo resulta más conservador e inmovilista en sus formas y objetivos especialmente después de lo que acabamos de oír, que ha evolucionado menos en sus estructuras, estéticas, recursos, división en escuelas y adquisición de influencias. Que sobre todo esta es una de las cosas que marcan al Metal Extremo, lo permeable que es a toda influencia.

Igualmente Metal Extremo es un término paraguas, que engloba gran cantidad de formas y variantes de la ecuación básica de la que hablaba anteriormente (Punk y Heavy Metal) y del que pueden enumerarse, según la clasificación más aceptada tradicionalmente 10 de ellos: Pioneros del Metal Extremo, Thrash Metal, Death Metal, Death Sueco y melódico, Grindcore, Goregrind, Metal Industrial, Doom Metal, Gothic Metal, Folk Metal, Metal Extremo Progresivo y de Vanguardia. En resumen, podemos definir el Metal Extremo como una tendencia musical popular basada en el Rock cuyos orígenes se remontan a los primeros años 80 que se caracteriza por englobar bajo dicho término paraguas gran cantidad de formas y estilos musicales diferentes; muchos de ellos con pocos rasgos comunes aunque todos basados en la búsqueda de los sonidos más extremos, es decir, oscuros, veloces, lentos o violentos que la música pueda crear. En este caso lo que más suele destacar y también hacer perderse a la gente que se introduce en el Metal Extremo es la gran variedad de formas musicales que contiene, que comúnmente se llaman subestilos y que dan lugar a muy distintas maneras de entender la música. Esto convierte al Metal Extremo no solo en un simple estilo de Rock, Heavy Metal y Metal Extremo, también es todo un universo musical.

De forma muy resumida; existen dos tipos principales de subestilos. Por un lado están los principales o estilos raíz que a partir del aporte de los pioneros configuran las fuentes formales más habituales para el resto de subestilos, que son el Death Metal, el Black Metal, el Grindcore y el Doom Metal. Dentro del resto de escuelas hay otro tipo de estilos que son variantes de las sonoridades de estos estilos raíz con otras escuelas ajenas como el Metal Industrial o el Folk Metal que mezclan este tipo de músicas que nacen como Rock o como Folk, e incluso hay otras formas que a priori nada pueden tener que ver con ningún tipo de Metal como es el caso de Ambient (sobre todo el Black Ambient) pero que forman parte también del mismo universo musical. Para complicar la cuestión, y quizás para enriquecerla, encontramos que el Metal Extremo también se define por una dificultad añadida a la hora de categorizar sus formas y es una clara voluntad de evolución, rupturismo y progresión. Ningún estilo de Metal Extremo es estanco y gran parte de la riqueza que tiene está en sus fronteras que unen a un estilo con otro, que es lo que hace tantas veces se discuta si tal grupo pertenece a un estilo u otro.

Hablamos de una música que por definición trata conscientemente de romper fronteras lo que hace que al recién llegado pues no le sea sencillo saber a qué movimiento o subestilo adscribir un determinado grupo, máxime cuando estos grupos además evolucionan y cambian con el paso del tiempo, y en ciertas ocasiones cada disco puede calificarse de maneras distintas. A mi me gusta poner de ejemplo a la banda Napalm Death quienes empiezan en sus demos haciendo Hardcore Punk para después adquirir una influencia industrial que les ayuda a definir el Grindcore para después girar hacia un Death Metal diferente al de Florida, no canónico pero Death Metal al fin y al cabo,  y que culmina en su etapa actual en la que mezclan de manera muy homogénea todos esos estilos. También me gusta mencionar el ejemplo de Carcass que empiezan con un sonido Goregrind, que es una de las formas más ruidosas literalmente de Metal que hay y poco a poco evolucionan hacia un Death Metal que yo califico como progresivo y terminan inaugurando el Death Metal Melódico con una seria de influencias de Rock (Thin Lizzy por ejemplo) y que si se me perdona mi opinión nunca fue justamente apreciado. También se puede hablar de Anathema que están considerados los reyes ingleses del Doom Metal y que hoy en día hacen una especie de Rock Progresivo o Katatonia que empezó haciendo Death Metal melódico y ahora hacen Gothic Metal. Ulver que cito más arriba cuyos tres primeros discos son realmente obras del más rabioso, crudo y ruidoso Black Metal Noruego que jamás se han hecho para acabar haciendo este tipo de música que he puesto al principio como ejemplo.

Por otro lado y por compleja que parezca en un principio sobre todo para los que no lo han oído de antemano el Metal Extremos no puede entenderse sin estas subdivisión de estilo porque no solo separa distintas formas musicales, sino que separa también éticas y estéticas diferentes. Son identidades muy bien definidas que gracias a la citada de destrucción de fronteras que tiene esta música van a seguir creciendo y dar música todavía más rica.

Volviendo a los años 70 y 80, época en la cual hay un caldo de cultivo donde hay una serie de influencias que es de lo que en última instancia el Metal Extremo surge. Principalmente son 3, aunque no son igual de importantes y tienen el mismo peso las tres. Por un lado el Heavy Metal clásico, lo que se ha llamado siempre la New Wave of British Heavy Metal por ejemplo de Iron Maiden. Por otro lado el Punk en su versión británica a partir del aporte de bandas como Discharge y luego Motörhead que de forma individual como una especie de verso suelto se convierten en el puente entre ambos. También hay que citar por supuesto a Black Sabbath, la banda que si bien no estilísticamente sí que en cuanto a estética y en cuanto a esa búsqueda de los sonidos más oscuros entra en esa temática de los tenebroso, lo lento y lo macabro hasta un mundo que hasta entonces había estado dominado por lo hippie y una cierta quizás frivolidad. Hasta qué punto de todas formas la influencia directa de Black Sabbath pesa en los orígenes del Metal Extremo por lo menos musicalmente es menos fuerte que otros estilos. Hay quién cita a bandas como Deep Purple o Led Zeppelin dentro de estas influencias primigenias. Sí lo son obviamente para el Heavy Metal, pero yo considero que es difícil establecer una línea recta entre estas bandas y los pioneros del Metal Extremo, me explico, son bandas que influyen al Metal Extremo pero en un segundo momento, como influencia tardía, no en su creación. Básicamente porque uno de los objetivos de los pioneros es eludir este melodismo y este tecnicismo.

Acabamos de escuchar a Hellhammer, donde hay mucho más del Punk de la época que de Iron Maiden o Deep Purple. Por otro lado este Heavy Metal terminará siendo una influencia tardía. Esto es una teoría que empieza a aflorar en los años 80 en la que se comienza a ver que es el Punk es el que un principio más peso en el Metal Extremo. No solo el Punk de bandas como los Sex Pistols sino que casi únicamente el aporte de bandas como Amebix, Discharge, Chaos U.K, Antisect o Broken Bones. Bandas que afloraban mucho por aquellos años y que tenían un pie puesto en el Crust en la parte que digamos más cercana a los grupos de Punk anarquista a o Anarcopunk. Y también aunque no lo parezca y a lo largo de los años a mí me gusta decir que hay toda una plétora de grupos como Pink Floyd, Cream, Misfits, MC5, Chuck Berry, Agnostic Front, Kraftwerk, Killing Joke, John Williams o incluso Mike Oldfield y John Zorn que crean toda esta nube de influencias cuya lluvia ha terminado cayendo sobre el Metal Extremo que acaba incorporando una serie de influencias aparentemente inéditas a su estilo.

Volviendo de nuevo a estos orígenes, ¿cuánto hay de Heavy Metal en este Metal Extremo? En lo que llamamos pioneros que son principalmente las bandas Venom, Celtic Frost, Hellhammer, Bathory y Repulsion hay muy poco. El caso de  Venom actúa de grupo bisagra dentro de la New Wave of British Heavy Metal, pero siempre son un grupo incómodo, es decir, se añaden a dicho movimiento por cercanía geográfica y temporal, pero lo que estaban tratando de hacer bandas como Tigers of Pang Tang, Saxon o Iron Maiden era prácticamente frontalmente diferente a lo que quería hacer Venom, que era hacer una cosa mucho más ruidosa y mucho más gamberra. Venom inauguran una actitud distinta, no esta actitud quizás un tanto elitista destinada a los que tuvieran dinero para costearse un buen instrumento y un buen equipo o una buena calidad de sonido, Venom saben que su entorno son los garajes, las salas pequeñas, los locales de ensayo y no les importa. Llevan esa misma actitud de poder, de apertura y esa actitud de “aquí estamos” a esos lugares sin que el hecho de no tener todos los medios que las bandas que he citado hace un momento les fuera a quitar la más mínima validez. Contemporáneamente a Hellhammer o a Celtic Frost suelo americano el Thrash Metal, más concretamente en la Bay Area de San Francisco y luego un poco más tarde la versión europea que se desarrolla principalmente en Alemania. ¿Qué más subestilos pueden tomar esta influencia del Heavy Metal tradicional? Básicamente el Death Metal Melódico, y no mucho más, la influencia pura del Heavy Metal termina aquí. Mucho más peso ha tenido el Punk, el Hardcore Punk o incluso el Crust Punk, el que se desarrollaba sobre todo en tierras británicas y suecas. Pero también el Post Punk de Joy Division o Killing Joke influirán sobre el Metal Extremo de forma muy temprano y sobre todo en el Metal Industrial y el Doom Metal. Como se puede ver todo esto es una especie de  giros, un tipo de música, un tipo de grupo que influye  a uno con el tiempo vuelve a influir a otro según pasa el tiempo. Y lo que es básico reconocer es que por lo menos esta influencia Punk es la que ayuda a consolidar el Metal Extremo, mucho más que cualquier tipo de Heavy Metal. Me gustaría citar un simple ejemplo, que es el de la vocalización, las voces raspadas contundentes y agresivas de Cronos de Venom o Quorthorn de Bathory, Tom Warrior de Hellhammer y Celtic Frost tienen más que ver a través de Lemmy de Motörhead, con las que Rob Miller de Amebix  que con las voces melódicas de los grupos contemporáneos de la New Wave of British Heavy Metal como Paul Di`anno o Bill Byford. Como decía anteriormente es también completamente necesario reconocer el aporte de Motörhead, esta banda británica que de manera muy personal dieron una especie de punto de partida a Venom y a otro grupos aportando eso, por decirlo de una forma coloquial, “macarreo” que requería este tipo nuevo de música originalmente; no era simplemente vamos a hacer una música bien tocada  y bonita, sino vamos a hacer una música sucia, ruidosa, cañera en la cual vamos a meter esto tan eléctrico que nos gusta del Heavy Metal y esto tan macarra del Punk.

Siguiendo esto paso a lo que es la cronología básica del Metal Extremo. Yo considero el punto de partida 1981 cuando Venom saca su primer disco Welcomo to Hell. Has ese momento los años 80 son la era dorada del Heavy Metal, es una más de la músicas populares, es una música que se vende relativamente bien, que se toca en las discotecas (aunque a día de hoy parezca mentira), que la gente baila y que cuando llega este primer aporte de los pioneros (Venom, Hellhammer, Celtic Frost, Bathory y Repulsion)        se distinguen porque ya tienen que crecer en un “underground”, no crecen en este mundo del vinilo y de los grandes medios sino que crecen en un mundo de demos en casette enviadas por correo, de singles de vinilo, de intercambios de cintas, un mundo completamente diferente. Como ya he dicho en estos años también se desarrolla el Thrash Metal, que es uno de los estilos que mejor expresa esta mezcla entre Punk y Heavy Metal (llegando la prensa de la época a decir que era Punk tocado más deprisa) y que llega a verse de forma muy evidente en el llamado Crossover Thrash de mediados de los 80. La gran diferencia con los pioneros es que los pioneros estaban muy dispersos geográficamente y no llegan a configurar una escena. Por ejemplo: Hellhammer y Celtic Frost son de Suiza, Venom ingleses, Bathory suecos y Repulsion estadounidenses y no había grupos o unas escenas que salieran alrededor de estas bandas. Todo lo contrario que el Thrash Metal, que surge en una zona muy concreta de EE.UU alrededor de la Bay Area de San Francisco, que es de donde salen Metallica, Megadeth, Slayer o Exodus. Es esta manera de crear escena en la cual surgieron decenas y decenas de grupos la que hace que este estilo se consolide. También es un estilo que emigra, es decir, parte de él se desarrolla en Europa, sirva de ejemplo la equivalencia entre los considerados 4 grandes americanos (Metallica, Slayer, Megadeth y Anthrax) con la llamada triarquía alemana (Destruction, Kreator y Sodom).

Por otro lado mientras el Thrash crece en velocidad, tecnicismo y popularidad a mediados de los 80 surge también una nueva tendencia, el Death Metal. Cuyos rasgos dominantes son la búsqueda de una mayor agresividad y una mayor oscuridad lograda a través de otros recursos que la mera velocidad de Thrash Metal. El Death Metal usa los cambios arbitrarios de tiempo, los tiempos medios, una mayor brutalidad en cuanto al sonido y que también es una escena que se desarrolla originalmente muy focalizada principalmente en la zona de Tampa en Florida de donde vienen bandas como Morbid Angel, Obituary, Death o Deicide.

Mientras tanto, en Reino Unido, en la zona de Birmingham, nace otro de los estilos que denomino mayores del Metal Extremo que es el Grindcore a partir de estos orígenes de Hardcore Punk y Crust Punk e industrial. Como ya he dicho la mejor muestra de a dónde va este estilo es Napalm Death,  que como ya he dicho desde unos orígenes 100% Hardcore Punk crean este estilo.

Es en los 90, época que se conoce como la gran debacle del Heavy Metal tradicional, donde el Rock Alternativo y el Grunge lo llenan todo, y sobre todo en EE.UU las discográficas especializadas que hasta ese momento apoyaban deicidamente a la escena sueltan a la mayoría de estos grupos a favor de estos sonidos más comerciales. Esto trae como consecuencia que un gran número de grupos se vean de la noche a la mañana sin nada detrás que los apoye porque habían vivido uno de los picos de popularidad de este sonido y todo lo que es Metal tradicional o Heavy Metal decae, es una época triste para el Heavy Metal. Pero que sin embargo en lo que se refiere al Metal Extremo, especialmente en Europa se produce una de las mayores explosiones de creatividad del siglo me atrevería a decir en lo que se refiere  música popular por varios movimientos. Por un lado, por el Black Metal por ejemplo; el cual encuentra una gran expansión por las polémicas que le acompañan de quemas de iglesias, asesinatos o suicidios, que sin embargo por otra parte suponen una publicidad impagable de cualquier otra forma para el género en sí y para una serie de grupos de los cuales el público se da cuenta de que han venido y pueden aportar algo, es el momento de Mayhem, Emperor, Darkthrone o Immortal. Al mismo tiempo y seguimos en los 90, en Suecia se consolida el Death Metal Melódico, que es una forma escindida del Death Metal, que evoluciona con rapidez, puede que demasiada y cuyas escuelas duran apenas uno o dos años.  También los 90 es el momento del Metal industrial, más deslocalizado, pero que sirve de puente y que sirve para abrir al Metal Extremo nuevas influencias de bandas de Rock, Metal Alternativo, Tecno, música electrónica y de nuevo todo ellos combinado con el underground más extremo. Es el momento en que los pioneros Godflesh o los exitosos Ministry o grupos más del underground como Pain desarrollan esta tendencia de ritmos maquinales de nuevo al margen de esta decadencia del Heavy Metal más tradicional. Por último ya en los años 90 se desarrolla principalmente en la zona de los páramos ingleses el Doom Metal, que unifica tendencias de Death Metal, Rock Gótivo y de Rock Progresivo, las mezcla con una estética románica y decimonónica y que a partir de Paradise Lost, My dying Bride o Anathema crean un estilo en el cual los elementos góticos se van introduciendo. Es un estilo que en principio tiene una vida corta en cuanto a sus primero aportes, una vida muy larga en lo que llevamos hoy en día. Siguiendo en los 90, se reparte por todo el mundo y es menos visible de momento está el Folk Metal que como su propio nombre indica mezcla sonidos de esta música extrema con elementos de música tradicional o Folk y que es fundamental para entender el Ambient o el Black Ambient. Siguiendo en esta década se consolida lo que ya apuntaba en a finales de los 80, que es el Metal Extremo Progresivo o de Vanguardia; que no es un estilo homogéneo, pero sí que es una manera de hacer Metal Extremo de nuevo con un objetivo muy claro en mente, que es destruir cualquier frontera musical que pudiera existir, incluso las que el propio Metal Extremo pudiera aportar.

Finalizado este periodo que yo encajo entre el 1998 y 2003 en la que no hay tanta novedad estilística y formal pero que la escena crece mucho.  Las discográficas se hacen más grandes o los catálogos de venta por correo se convierten en páginas web. Este crecimiento de las discográficas y de las distribuidoras junto al aumento de y crecimiento de los festivales de verano consiguen animar lo que de otra forma estilísticamente hablando habría sido una época más inmovilista porque no se abre tanto el espectro de las influencias.

Llegamos al período que yo marco de 2003 en adelante en el cual la cercanía temporal limita mucho la capacidad de analizarla correctamente. Hay que decir que es en esta época en la que el Metal Extremo se consolida como una música que primero fuera denigrada ahora tiene una popularidad que yo entiendo pareja a la del Heavy Metal. Y es también cuando una nueva generación de oyentes, al hilo del “revival” de lo más clásico, se interesa por los orígenes de toda esta música. Todo ello se ve que desde esta época la escena ha cogido de nuevo una ebullición, un interés, unas ganas de hacer más música y de hacer que esta escena siga creciendo y pueda llegar a todos los sitios como no se ha visto antes.

Paso ahora a describir un poco más en profundidad lo que llamamos subestilos.

Empezaré por los pioneros de Metal Extremo. Cuatro bandas principalmente que partiendo de las influencias que he citado anteriormente dieron forma en sus rasgos más generales al sonido de todo el Metal Extremo producido durante las décadas siguientes. Es muy peculiar como estas bandas actúan como las raíces de un árbol del que crece todo lo demás, como son de alguna manera Celtic Frost o Bathory, que aunque dentro de sus propias carreras más han ampliado sus objetivos sonoros y musicales, todo ello se ve reflejado en la carrera del resto de estilos. Estilísticamente estas bandas se mueven en una tierra de nadie, dicho de una forma vulgar, son un poco de su padre y de su madre. Principalmente porque en esta época no había todavía una consolidación de estilos. No existían ni el Thrash, ni el Death o el Black Metal, que aunque se empezaban a apuntar la gente no los reconocía como tal. No había distancia ni grupos suficientes ni grupos que se englobaran dentro de esas tendencias como para reconocer estas escuelas. Una de las características como indicaba antes es la separación geográfica que existe entre ellas, por lo que las posibilidades de integración de una escena era prácticamente nulas, era grupos que conocían casi únicamente un puñado de iniciados, de gente que se iba grabando y pasando sus cintas de país a país, intercambiándolas como podían porque, porque ni si siquiera discográficamente (aunque algunos llegaron a sacar algún disco)  todos ellos lo hicieron un poco tarde y en muy malas condiciones. No puede decirse que su impacto fuera inmediato y ha sido reconocido más tarde con el tiempo una vez que hemos podido mirar atrás. Otra de las características es como he dicho la influencia del Punk, que frente a la musicalidad y al gusto por la técnica que tenía el Heavy Metal de esa época, estas bandas se movían en una tierra de nadie. Eran “demasiado punks” para los aficionados al Heavy Metal y “demasiado heavis” para los aficionados al Punk. Por lo que es difícil encuadrarlas formalmente en un estilo en concreto. No obstante repito, son la fuente de la que todos los estilos beberán después. Y a cualquiera que le interese el Metal Extremo, pese a las crudas, poco sofisticadas, ruidosas, etc. que son estas bandas son imprescindibles y elementales.

De ahí pasamos al Thrash Metal, que surge de forma inmediata a la par que el aporte de estos pioneros y como característica principal es que se desarrolla en una escena muy bien localizada. ¿Qué entendemos por escena?  Una comunidad de seguidores y de bandas que se apoyan entre sí para dar a conocer una forma casi tribal y casi secreta este su estilo predilecto. Hay dos lugares en los que destaca especialmente, uno es los Estados Unidos con San Francisco y con algunos grupos más en Nueva York pero también Alemania. El thrash yo diría que es la mezcla perfecta entre Heavy Metal y Punk. Por un lado hereda del Heavy Metal el gusto por el tecnicismo, las producciones limpias, los temas largos y complicados, una cierta experimentación con las estructuras y le añade más el gusto desbocado por la velocidad, la agresividad y el alboroto del Punk. La variante americana es mucho más afín a los sonidos de la New Wave of British Heavy Metal que la vertiente alemana; que pese a ser europea prácticamente ignora la influencia británica, prefiere mucho más tirar de Hellhammer o de Celtic Frost, y por eso el aporte de Kreator, Destruction o Sodom es mucho más crudo, mucho más ruidoso, especialmente los primeros discos de estas tres bandas son el eslabón perdido entre Hellhammer y la sofisticación de las bandas americanas, por decirlo de alguna manera son los guardianes de un estilo que tira mucho más hacia la cresta que a la melena.

De aquí pasamos a lo que es el Death Metal. En el imaginario colectivo es el estilo que más resulta claramente extremo, para muchas personas el Thrash Metal se mueve en una tierra de nadie entre en Metal Extremo y el Heavy Metal más clásico. Yo prefiero por las influencias que he destacado y siguiendo esta línea incluirlo claramente dentro del Metal Extremo. En cuanto al Death Metal, tenemos que es el primer estilo que a su vez se divide y diferencia en varios subestilos. Por un lado tenemos lo que yo llamo la zona gris, que está formada por una serie de grupos que hacen de nexo entre el Thrash Metal originario y el primer Death Metal como por ejemplo Possesed o Dark Angel, banda que desde aquí quiero recomendar a todo el que le guste la música progresiva porque le va a sorprender muy gratamente. Como anécdota, su primer disco se promocionaba como “ten songs, more tan three hundred riffts”, es decir, la gran novedad de ese grupo era “nos complicamos muchísimo la vida, lo reconocemos y esto es lo que aportamos”. Esto me va a servir para explicar una de las características que posteriormente tendrá el Death Metal. Tenían canciones de 5 y 6 minutos que al oyente thrash le resultaba ya un poco complicado. ¿Por qué se lían tanto? ¿Por qué hay tantas estructuras? ¿Por qué de repente va tan rápido y ahora tan lento? ¿Por qué hay tantos solos? En otras palabras, se estaba buscando una nueva manera mucho más rica y mucho más compleja de hacer Metal, que con el aporte de Possesed y su disco “Seven Churches” como eslabón perdido sirven para configurar lo que sería el Death Metal Clásico. ¿Qué es lo que va definiendo al Death Metal? Pues una palabra que tiene tanto luces como sombras, y que definimos como brutalidad, que es lo que atrae a mucha gente y a otra mucha le tira para atrás. Yo lo definiría más bien como brutalismo, que pese a que se parece mucho, es un término que en arte se acepta mucho para referirse a cuando uno quiere hacer algo recio, sin adornos, que se quiere ser sencillo pero a la vez se quiere ser denso yo creo que sería el término más correcto. El Death Metal aporta, por decirlo de alguna manera, una serie de nuevos trucos a lo que es el Metal Extremo, como son las guitarras afinadas en tonos más graves de lo normal, las distorsiones llevadas al límite y sobre todo la guturalidad vocal. Aunque todavía hay bandas dentro de este Thrash – Death a la que yo llamo zona gris que cantan todavía como las bandas Thrash americanas con voz aguda. En este sentido, el Death Metal Clásico se desmarca de este tipo de voz, y especialmente en la zona de Florida, más concretamente en la zona de Tampa; que este Death Metal toma su forma más clásica en bandas como Obituary, Morbid Angel, Deicide o Death, bandas en las que por cierto ya hay muchísima variación,desde la pesadez y los ritmos machacones de Obituary a la rapidez de Deicide o la búsqueda de las estructuras más complejas de Death. En Europa se desarrolla contemporáneamente, lo interesante es que mientras que las bandas norteamericanas que están bastante más juntas porque obviamente compartían ciudad y su música se parece más que la de las bandas europeas, cuyo sonido es más suyo, diferente al de las bandas americanas. Bandas como Asphyx, Gorefest, Thanatos o Pungent Stench son mucho más diferentes entre sí, que es algo que enriquece mucho más al Death Metal europeo, que no es todo variantes de una misma raíz Thrash que van por completo a su bola.

Por otro lado, y contemporaráneamente, se desarrolla el Death Metal técnico. Yo diría que es una especia de oportunidad perdida, porque cuando el Death Metal empieza a absorber una serie de influencias como por ejemplo el Jazz, los ritmos africanos o la percusión latina que nos lleva directamente al Rock progresivo. Hay 3 bandas en concreto que capitanean este movimiento, que son Cynic, Atheist y Death. Tres bandas, que sin venir mucho a cuento, a cualquiera que le gusten bandas del estilo de Dream Theater estoy convencido de que van a ser una muy grata sorpresa. ¿Qué pasa entonces? Que este estilo muere prácticamente en este momento porque estas bandas dependían muchas de las discográficas, y cuando las dejan tiradas a favor del Rock Alternativo y del Grunge empienzan a dar bandazos porque en muchos casos dejan de publicar música porque estaban acostumbrados a un nivel ya de desenvolvimiento, de conciertos y de distribución que de repente dejaron de tener y que se hundieron otra vez en el underground. Es un estilo que poco a poco se desarrolla pero a un nivel muy profundo, no a todo el mundo le llega en un primer momento pero en mi opinión merece mucho la pena buscarlo.

Para acabar ya con el Death Metal,  se desarrolla también en esta época el Brutal Death Metal, cuya banda pionera y más conocida es Cannibal Corpse. El Brutal Death Metal no solo es brutalidad, sino que aporta nuevas técnicas (que aquí mi profesor afirmó que la música popular y la música culta harían bien en estudiar) como la búsqueda de la velocidad más rápida posible, el gusto por los cambios de ritmo del Death Metal lo lleva al extremo, es decir, con varios cambios de ritmo y de tempo incluso varias veces por minuto. Desarrollan también la técnica de batería denominada Blast Beat, partes tocadas a altísimas velocidades, o incluso los Gravity Roll posteriores que son técnicas a unas velocidades que anteriormente solo habían trabajado algunos baterías de Jazz y ni siquiera con la misma intención. También es aquí donde se desarrolla totalmente la guturalidad en la voz, que si bien en el Death Metal Clásico se apuntaba aquí es donde se convierte en la identidad del estilo. De nuevo es un tono, pero que yo afirmo que tiene un innegable valor porque que se sepa en la historia de la música popular la voz humana se ha utilizado de esa manera como una textura más.

Siguiendo este recorrido tenemos lo que llamamos el Death Metal Sueco o Death Metal Melódico. Podría haber sido una escuela más de Death Metal, pero es demasiado peculiar y demasiado particular. Porque tiene demasiadas influencias como el Crust Punk, el Punk sueco que era muy particular con ritmos como el D-Beat muy cercano al Crust que ellos asimilan porque se desarrolla no tanto en el local de ensayo como en el de la okupa. También este Death Metal Sueco tiene a su vez varios subestilos, lo que pasa es que al igual que pueda pasar en otros estilos de Death Metal que conviven entre sí y son paralelas unas de otras, en el Death Metal Sueco van una detrás de otra, muere una y comienza la siguiente. Es una escena en la que hay muchísimo movimiento, en la que repiten muchos músicos dentro de unas bandas y otras y en el que en el espacio de muy pocos años se crean y se separan muchísimas bandas. Dentro de estos subestilos, por un lado está lo que llamamos Death Metal Sueco de manera genérica, Death Metal Old School o Escuela de Estocolmo. Es una música más bien pesada, ritmos andantes, no tiene tanto Blast Beat, gusta más el Power Chord y esta influencia una vez más del Punk y de una banda norteamericana que se llama Autopsy, que es una banda que comienza a mezclar partes muy rápidas con otras extremadamente lentas, muy oprimentes. Y eso a bandas como Entombed, Nihilist o a Dismember les convierte en algunos de sus máximos exponentes. Pocos años después, estoy hablando de una escena que no dura como mucho 3 ó 4 años, este tipo de música es barrida del mapa, aunque pervive de una manera muy pequeña en el underground,  por lo que llamamos Death Metal Sueco Melódico o Death Sueco New School o la Escuela de Gotemburgo. Estos son grupos en los que como ya he dicho la influencia de las bandas más clásicas de Heavy Metal tiene su aporte. Las producciones son mucho más limpias, las canciones son mucho más técnicas, la técnica se basa más en la melodía, en las letras se busca mucho más la poesía, otra vez lo decimonónico. Un ejemplo serían las banda Dark Tranquility, Eucarist o In Flames primigénios. También en estos años tenemos lo que llamamos el Death/Black Sueco que está a caballo entre ambos estilos, lo que pasa es que como se desarrolla en Suecia yo considero más adecuado meterlo dentro de este estilo por la influencia que tiene en su formación ese Thrash Metal que se estaba perdiendo en aquellos años, ese Thrash Metal más arcáico y arraigado en los pioneros de Sodom o de Kreator mezclado con las altísimas velocidades y la vocalización del Death Metal y a la vez con la melodía por la que el Death Metal Sueco era famoso. Bandas de este estilo yo destacaría Dissection, aunque no serían nada sin unos Unanimated que son los primeros en lanzar una demo que fue lanzada justamente antes de la formación de Dissection y que dicha demo fue capital como influencia de numerosas bandas posteriores. Por último, aunque no es terreno exclusivamente sueco pero sí nacido de alguna manera de la escuela sueca tenemos lo que llamamos el Death Metal Melódico, que con el tiempo se ha destacado como uno de los géneros más exitosos y más consistentes del Metal Extremo. Con una cosa que empezó con una serie de grupos más bien dispersos como Amorphis, Amon Amarth o Sentenced y que no estaba muy claso hacía terminaría yendo, sin embargo ha terminado siendo una escuela bastante estática y claramente homogénea, pero que sí que con el tiempo sus recursos formales forman una especie de escuela muy abierta en la cual podemos meter a grupos como a Arch Enemy a como ya he dicho Amon Amarth.

Saliendo ya de Suecia nos metemos ya en el Metal Industrial, que es un fenómeno muy peculiar porque es perteneciente 100% a los 90, es decir, se acabaron los 90 y se acabó prácticamente la existencia del Metal Extremo Industrial. Es la época en la que culturalmente el Cyber Punk tiene una influencia bastante clara, todavía se teme a la máquina como puede verse por ejemplo en la película Terminator 2, Blade Runner o la serie Ghost in the Shell, todo ese mundo de qué será lo que ese mundo del futuro nos traerá y que creaba inquietud y que en este caso se plasma también en este caso en grupos que venían de mucho tiempo atrás. El Metal Extremo Industrial crea un gran caldero en que conviven el Post Punk, Rock Gótico e Industrial conviven con la música electrónica y Tecno y que a mi juicio crea una música muy interesante. Una música que con el Death Metal por ejemplo de inmediato de hibridó completamente que puede verse por ejemplo en el primer disco de la banda Fear Factory que es de lo poco que se ha hecho que se puede denominar Death Metal Industrial. Este tipo de bandas como pueden ser Ministry o Rammstein le hicieron tener un auge sin precedentes. ¿Cuáles son las características formales de este estilo? Ritmos pesados ya sean rápidos, vertiginosos, reiterativos, oscuros, monocordes o martilleantes se combinan a la perfección con las voces guturales, tanto con coros melódicos, con bajos distorsionados, el uso de máquinas de apoyo como los samplers y como no los remixes. Hay un disco, un EP en este caso que saca Fear Factory llamado “Fear is the mind killer”, que eran muy aficionados a los remixes, y que si alguien es aficionado a la electrónica y que si lo oís estoy completamente seguro de que os gustará.

Saliendo del Metal Industrial, hablamos de otros de los estilos mayores del Metal Extremo como son el Grindcore y el Goregrind. También es de los peor entendidos. Son estilos que como ya he dicho parten del Hardcore Punk inglés de los años 80, también de la música industrial y la presencia de una banda fundamental para dotarles de ese gusto por la velocidad  que el Grindcore demostraría como son los americanos Repulsion. Todo lo cual se centra en la presencia de una banda en concreto que son Napalm Death de Birmingham. El Grindcore como ya digo es de todas maneras una música poco entendida porque se considera numerosas ocasiones como la música de temas que duran 10 segundos cuando en realidad es mucho más. Que si bien hay muchos grupos que cultivan este tipo de estructuras tan breves, la influencia industrial a los mismos Napalm Death siempre les ha hecho experimentar con los temas muy largos, muy lentos y hechos a base de capas de ruido, con lo cual esas cortísimas duraciones de las canciones que muchos piensan que el Grindcore trata, hay en realidad muchísimo más. Otro elemento muy importante del Grindcore es la implicación política que tiene, que mientras otros estilos o el mismo Heavy Metal tiene una temática escapista, este género es de los pocos estilos que más allá como el satanismo o el anticristianismo se define abiertamente como antisistema. Por eso surge de una manera tan natural en estos ambientes tan cercanos al Punk y es por eso precisamente que le cuesta tanto salir de este estilo. Por eso hay tantísimos grupos de este estilo que voluntariamente no quieren salir de este underground porque creen que fuera de él no tienen nada que hacer. Por otro lado, muy poco después del nacimiento del Grindcore surge el Goregrind que es el estilo que a mi parecer tiene una historia más curiosa, porque surge únicamente de un disco en concreto. En 1989 Carcass publican un disco cuya base es el Grindcore, pero en el cual la influencia del Punk estaba mucho más sucinta, había una influencia de una especie de ruido primigenio que nadie sabía muy bien qué era de base de Death Metal, pero que la velocidad y la manera de tocar estaba en una tierra de nadie que hizo que este disco llamado “Reek of putrfaction” tuviera muchísimos seguidores. También porque inauguraron una temática que si bien no era ajena al Metal Extremo, sí que era una novedad en el Grindcore que es el Gore. Pero que sin embargo Carcass lo que hacen es una cosa en mi opinión muy divertido y es que empiezan a escribir letras utilizando vocabulario médico, hacen una serie de letras complicadísimas que cuando uno se las lees se ríe porque hablan de las cosas más peregrinas y muy divertidas porque como ya digo Carcass se habían formado y crecido en este ambiente Punk, en este mundo donde el “meat is murder”, donde no se aceptaban cosas como la carne, Carcass emplearon este tema como forma de tratar el cuerpo humano como una especie de tema médico divertido, por decirlo de alguna manera, y que eran atroces absolutamente las cosas de las que ellos hablaban. Esto fascina a toda una serie de bandas que aún perduran hoy en día como son General Infection, los españoles Haemorrhage que lo que han hecho conscientemente es imitar ese disco, y a mucho honra. No buscan otra cosa, les gusta mucho el sonido de ese disco. Se enfadó muchísimo esa parte de la escena cuando Carcass dejó de hacer ese tipo de músico y hay toda una serie de bandas que disco tras disco lo que buscan es sonar cada vez más a Carcass, por lo menos a ese disco. Lo que hacen es incluso jugar con letras de Carcass, nombres de canciones de Carcass, nombres de discos de Carcass y continúan ese rollo divertido médico que se ve por ejemplo en bandas como Haemorrhage que salen al escenario vestidos de cirujanos, es todo muy muy peculiar, pero que tiene suficiente entidad como para ser un estilo en sí mismo tanto éticamente como estéticamente.

Por otra parte tenemos el Doom y el Gothic Metal. Del Doom lo paradójico es la vida tan extraña que ha tenido. Es un estilo que surge a la vez de la mezcla de estilos como el Death Metal, Rock Progresivo y Rock Gótico, abiertamente reconocido por los creadores del estilo, por Paradise Lost. Todas las bandas que empiezan a hacer Doom por esta época estaban haciendo Death Metal en sus primeras demos. Lo que pasa es que estos ritmos más lento, aunque tampoco define por excelencia al Doom Metal, estos ritmos más elegantes, lentos y sobre todo una búsqueda de estructuras mucho más complicadas hizo evolucionar muy rápido a estos grupos, es decir, tenemos una etapa de Doom/Death en la cual estos estilos se mezclan entre sí muy coherentemente, casi inmediatamente estas bandas empiezan a hacer lo que llamamos el Doom Metal Clásico que se desarrolla básicamente con Anathema, My Dying Bride alrededor del área británica de Halifax, y luego estos grupos evolucionan rapidísimamente y dejan todos prácticamente de hacer Metal salvo quizás My Dying Bride que empiezan a indagar en el Rock Progresivo como Anathema, en el Gótico o Tecno – Pop como Paradise Lost. Hay una especie de gran campo de experimentación que estas bandas pasan por encima de él muy rápido y sobre el que personalmente creo que se volverá. Gran parte de estos grupos son los que dan pie al nacimiento al que con el tiempo también se le ha considerado uno de los estilos que más éxito han tenido como es el Metal Gótico. Un Metal que en principio es bastante extremo como es el caso de bandas como Moonspell sobre todo en sus primeros lanzamientos, pero que poco a poco con el tiempo gracias al aporte de bandas como Theater of Tragedy pierden rápidamente ese tono extremo. También hay que decir que este tipo de música da pie al conocido como Metal Gótico Sinfónico que vienen del Metal Extremo porque no tienen antecedentes en otros estilos de música como no fuera el propio Gótico que de alguna manera se agotó en el Rock.

Pasamos ahora a otros de los estilos más recientes que se desarrolla especialmente en los últimos tiempos que se ha desarrollado tanto por igual como por el aporte del Death Metal como del Black Metal, por lo que aquí son bastantes similares una cosa y la otra. También durante los primeros años, los años 90 en los que este estilo comienza a desarrollarse de una forma muy dispersa, no se ve claramente a dónde va a ir este estilo son todos grupos como ya dije antes de una forma un tanto vulgar “de su padre y de su madre”. Que sin embargo a partir del año 2000 hay cantidad de grupos que empiezan a salir adelante y que realmente empiezan a gustar y que hoy en día es de los estilos que tienen más éxito. Yo destaco a los más importantes en cuanto al surgimiento del estilo         como son Storm que era un proyecto de Satyr de Satyricon y Fenriz de Dartkthrone y Deotiq. Dos de las peculiaridades que hay que destacar del Folk Metal son, primero que pese a su nombre que podría incitar a pensar que cualquier tipo de Folklore se ha trabajado en este estilo, es el Folklore medieval primordialmente del norte de Europa es el que más se ha desarrollado. Aunque con el tiempo se han ido añadiendo otros, como es el caso de los israelíes Orphaned Land que ha tratado en este caso la música de Oriente Medio. A mí me gusta citar también, porque de momento son pocos conocidos, a Impureza que Impureza, que mezclan Brutal Death Metal con Flamenco. Si por casualidad a alguno le gusta Nile yo creo que debería gustarle este grupo porque son una especie de Nile pero en vez de tener una influencia tan oriental es puramente flamenca y es muy peculiar ver y escuchar tocar Brutal Death Metal con esa influencia y que encaja perfectamente. Yo pienso que con el tiempo nuevos tipos de Folklore, nuevos tipos de música tradicional de muy distintos lugares acabarán entrando en este tipo de música, aunque de momento lo que tenemos es eso. Y por otro lado la particularidad de este estilo es el empleo de instrumentos tradicionales, es decir, salvo por la edición de teclados y remixes, todos los estilos de Metal Extremo han tratado con formas de Rock como dos guitarras, bajo, batería y voz, en el Folk Metal desde los hurdy gurdies británicos a los laúdes, acordeones, flautas, gaitas. Aquí caben ya otro tipo de influencias y otro tipo de sonidos.

Paso ahora al último de los grandes estilos y que en este caso es más paradójico. Realmente el Black Metal es un estilo que parte de una manera muy clara y muy líneal de los pioneros del Metal Extremo. El Black Metal empieza a desarrollarse con Hellhammer, en Bathory. Sin embargo esa misma pureza por pertenecer a los orígenes que reivindican muchas bandas, otras bandas sin embargo lo destruyen por completo. Entonces es un estilo en el que convive desde una actitud purista y cerrada a la vanguardia más progresiva y abierta. Hay como en otros estilos varios subestilos. En este caso yo cuento 6. Por un lado está el Black Metal Clásico, que es el que parte del aporte de estos pioneros como Hellhammer o Bathory, que formalmente es muy básico, ruidoso, sencillo en su forma y en su técnica y de nuevo es uno de los estilos en los que mejor puede verse esta mezcla de Punk y de Metal y más claramente la más pura y clara junto al Grindcore. Después a principios de los 90 surge el Black Metal Noruego, uno de los estilos que más célebres se han hecho tanto por la imagen de estos músico que les ha permitido por ejemplo que le enseñes una foto de un grupo a alguien ajeno al estilo y enseguida lo identifique de una forma un poco peregrina de expresarlo: “esto no sé lo que es, pero es muy jodido”. Se llama Black Metal Noruego porque nace en Noruega y también porque tiene un sonido propio, cualquier banda de cualquier lugar del mundo puede hacer Black Metal Noruego, porque es un sonido definido por la alta velocidad (cosa que el Black Metal Clásico no tenía) y por este tipo de rasgueo de acorde menor que utiliza todas las cuerdas de la guitarra. Mucho más veloz, mucho más destructivo, busca tanto las producciones feas y oscuras como las producciones más limpias, pero sobre todo también empieza a indagar en una cosa muy interesante y que otros estilos del Metal Extremo no habían trabajado, que es la experiencia del oyente. Cada persona busca en e Thrash Metal, en el Death Metal una serie de elementos, pero el trance, algo que sí que tenía por ejemplo la música sicodélica, que es “voy a escuchar un tema de 10 minutos y voy a ver a dónde me lleva” esto sí lo tiene el Black Metal (especialmente el Black Metal Noruego) o en una especie de sub-subestilo que es el denominado Suicidal Black Metal que lo inauguran Burzum y Darkthrone con temas muy largos, temas muy simples, temas vagamente melódicos pero en los cuales uno se pierde. Y esto es un tipo de experiencia que va mucho más allá, esto son pesadillas realmente sonoras y esto es un aporte más que tiene en este caso el Metal Extremo. Del Black Metal Noruego destacan bandas como Thorns, que es una banda en la cual unos sus miembros tocó en Emperor, tocó en Burzum y su manera de componer a mi juicio es la que crea ese Black Metal Noruego, lo que pasa es que este hombre llamado Snorre Westvold Ruch acabó en prisión por asesinato y básicamente no pudo hacer música en una temporada muy larga. De todas maneras al salir grabó su único disco que ha grabado hasta el momento (de todas maneras las demos son fáciles de conseguir) llamado igual que la banda, “Thorns” que es donde se ve la base del Black Metal Noruego. Como evolución de Black Metal surge también lo que se llama Black Metal sinfónico, que como su nombre indica, añade a los sonidos noruegos el acompañamiento de teclados y ambientes que añaden un aire puramente sinfónico y de Música Clásica su aporte, manteniendo las altas velocidades y facilitando el tránsito de muchas bandas hacia terrenos progresivos. Por otro lado el Black Metal Melódico, algo similar al Death Metal Melódico, que es la fórmula básica del Black Metal Noruego pero con profundas variaciones; que es como lo que comentaba antes, mientras el Death Metal se ha mantenido estático en su tres grandes géneros principales, ha tratado de no evolucionar como una defensa del purismo del estilo, que pese a que el Black Metal también defiende este purismo se ha abierto mucho más. El Black Metal melódico adquiere influencias de escuela como el Doom o elementos desconocidos hasta entonces en el Black Metal como las secciones acústicas, los teclados atmosféricos, melodías y ambientes. Por lo que se refiere al Death/Black Metal, el nombre es autodescriptivo. Son una serie de bandas que parten en este caso del Black Metal, no del Death Metal, que indagan en donde está este terreno intermedio entre lo más rápido y lo más Brutal de cada uno de los estilos. Está Necrophobic como banda que inaugura un poco esta nueva manera de hacer música, los polacos Behemoth que son bandas que incorporan para el Black Metal al influencia de una banda como Morbid Angel. Y por último hay una cosa llamada Black Ambient que no es formalmente Metal, es decir, es música ambiental, lo que podríamos llamar New Age tocado desde el punto de vista del Metal Extremo. Hay gente como Satyr de Satyricon que tiene su proyecto con Graven que recoge esta influencia de la que hablaba antes, este querer buscar un trance y que en vez de emplear instrumento típicamente “Metal”, usan teclados, usan ambientes, usan ruidos y también en algunos casos usan elementos “metálicos”. Estamos hablando de lo que algunos artistas han llamado viajes astrales. No es una música que es escuche para hacer las tareas cotidianas, es una música que se escucha para ir a sitios muy lejanos y es una música muy tomada en serio, pero que curiosamente, no suele tenerse en cuenta dentro del universo del Metal Extremo. Yo la reivindico porque la mayoría de músicos de este estilo tocaban o tocan en bandas de Black Metal Noruego. Entonces pienso que es integral a su estilo.

Para terminar con esto, está lo que llamamos Metal Extremo Progresivo y de Vanguardia. Yo lo defino como una escuela, no tanto como un estilo. Todas las bandas de Metal Extremo empiezan haciendo algo calificable como Death Meta, Black Metal, etc. algo básicamente puro. Pero ya he remarcado, en el Metal Extremo hay una voluntad de crecer, de evolucionar como músicos y de hacer una música que rompa fronteras sin añadir necesariamente influencias nuevas. Todas estas bandas que empiezan haciendo música clásica en el sentido de Black Metal o Death Metal puros por ejemplo, evolucionan a terrenos muy progresivos. En ese sentido yo lo divido en dos tipos de enfoques. Por un lado estaría el Metal Extremo Progresivo, que es lo que llamaríamos la parte extrema del Metal Progresivo. Es el caso de bandas como Ghost Tower, Voivod, Anacrusis o Coroner. Son bandas en las cuales sus etilos madre (Thrash Metal, Death Metal, Black Metal y demás) tienen una vertiente progresiva. Y por otro lado está lo que llamamos Metal Extremo de Vanguardia, que surge principalmente del ámbito del Black Metal, estamos hablando de bandas como Ulver. Todas las bandas de este estilo tienen en común que todas empiezan haciendo Black Metal o Black Metal Noruego. Que terminan en el caso de Ulver, que quizás sea el más significativo, que directamente se han pasado a la electrónica pura y dura, pero que siguen manteniendo una actitud 100% perteneciente al ámbito del Metal Extremo. El que escucha a Ulver seguramente escucha Metal Extremo, y el que escuche a Aphex Twim posiblemente no escuche a Ulver.

Epílogo

En este epílogo quiero dar algunas pistas, para estudiosos, fans, periodistas musicales o periodistas en general a los que el Metal Extremo causa algún tipo de prejuicio, no solo cultural, sino musical también que necesitan derribar antes de apreciar como es debido. ¿Cuáles son estos prejuicios? Yo los distingo entre los que puede sentir una persona ajena por completo al mundo del Heavy Metal en su conjunto, no solo al Metal Extremo. Y los que los aficionados a cualquier música de Rock o incluso de Metal sienten.

Esto quizás puede sorprender a muchos. ¿Por qué los aficionados al Hard Rock, Heavy Metal o Metal Progresivo podrían tener sus prejuicios contra el Metal Extremo? Es curioso porque todos estos estilos han sufrido sus propias críticas, sus persecuciones, sus cazas de brujas y todas ellas basadas en su supuesto interés musical o por lo que se refiere a su contenido lírico. Son compañeros de viaje, que en ocasiones rechazan y vilipendian una música que en realidad es muy poco ajena a la suya.

Y en España, esta vez sí que hay que decirlo, pese a que aquí lleva 20 años desarrollándose, iniciado por bandas como Legion, es una rareza todavía. Tiene demasiada poca visibilidad en prensa y radio, especialmente en comparación con el número de personas que lo siguen, ya sean fans de otros estilos o simplemente fans del Metal Extremo. Yo sinceramente creo que es responsabilidad de cualquier aficionado a cualquier tipo de música Metal no crear este tipo de distinciones en lo que se refiere a la naturaleza de la música que nos hermana. Ya que en mi opinión el que considere ignorar músicas como el Metal Extremo y las considere aparte por su sonido o por su estética se pone en el mismo lugar que aquellos que hace tiempo decidieron que Rock era aceptable, pero el Hard Rock no. O que el Hard Rock era aceptable pero el Heavy Metal no.

Por otra parte hay prejuicios mucho más amplios que las capas sociales ajenas al Rock y al Metal tienen contra esta música y que impiden que se desarrolle con una normalidad cultural y que los aficionados tenemos, creo, que fomentar. Estos prejuicios se basan en primer lugar en el estereotipos del “Heavy”, más allá de la imagen personal, todos los aficionados a esta música hemos vivido o sufrido ese momento en que tenemos que definir a alguien cuál es nuestro tipo de música favorita y al decir cualquier cosa, epíteto, estilo seguido de la palabra Metal nos han hecho una mirada muy condescendiente como diciendo “ah, Metal”. Se nos identifica con la música que escuchamos, y personalmente me molesta mucho que alguien me considere estúpido por pensar siguiendo un estereotipo que la música que oigo y que parte de la cual me define como ser humano es estúpida. Creo más que la persona estúpida es la que no quiere dejar de serlo.

Yo no voy a pedir a nadie que escuche Heavy Metal o Metal Extremo y que le guste inmediatamente. Todos los aficionados sabemos que es una música compleja, muy difícil de entender. Que incluso a nosotros cuando empezamos a escucharla nos lleva un trabajo y un esfuerzo en cuanto a algunos grupos y estilos que no entendemos. Pero es que ese esfuerzo de entender a ese estilo o a ese grupo que se nos escapa, y escuchamos un disco tras otro y no terminas de “pillarlo”,  y lo escuchas hasta que entiendes ese estilo, demuestra como mínimo que sentimos interés por una música que requiere la atención de oyente en un mundo como el de hoy, en el que lo rápido, lo fácilmente asimilable, lo que se puede decir en un titular o en 140 caracteres o en 3 minutos de canción es lo exitoso y lo que vende.

En el trabajo original (no en esta versión resumida) me esforzaba en demostrar que existen unos paralelismos entre Metal Extremo y ciertas vanguardias artísticas que en su día fueron muy difíciles de entender. Hubo un tiempo en el que se decía de los impresionistas que solo sabían hacer pintarrajos, o había gente que decía que las esculturas de gente como Henry Moore eran informes, meros trozos de piedra. También decían desde el punto de vista del cine que la Nouvelle vague francesa era incomprensible. Y hay quién dice que el Metal Extremo es ruido.

Yo no voy a entrar en comparar como de bueno o peor es el Metal Extremo es con otras disciplinas, a mí personalmente me personalmente me parece un debate interminable y estéril y el tiempo lo va a resolver. El tiempo es lo que va a decir lo que es válido y lo que no. Lo que si defiendo y defenderé siempre es que el Metal Extremo es una música interesante y con mucha validez artística. Pues entre otras cosas tiene un campo de experimentación y una serie de ideas musicales que el abierto de oído no va a encontrar en ninguna otra música popular. Es por eso que lo puedo comparar con la Música Clásica Contemporánea. Formalmente se mueven en terrenos si no equivalentes, sí suficientemente similares.

Así pues, algo tan inmaterial como la música, algo tan intangible y como toda forma musical no tiene una traducción visual, es rechazada. ¿Pero por qué es rechazada o cuesta tanto entenderla? Por un lado hay que reconocer que su sonido entraña cierta dificultad para el que no esté acostumbrado. Si hay personas aficionadas al Heavy Metal a las que les cuesta entender el Metal Extremo como no ha de costarle a cualquier aficionado a la cultura. Lo curioso es que a esta misma gente le ocurre exactamente los mismo con la Música Clásica Contemporánea, es decir, ponme a Bethoven no me pongas a Sustakovitch. No lo entienden. ¿Por qué? Porque requiere un esfuerzo. Ambos campos, Música Clásica Contemporánea y Metal Extremo, requieren una gran cantidad de habilidades auditivas y culturales para entenderlas, y ambos campos requieren tiempo y apertura mental. Y ambos campos requieren que acostumbremos nuestro oído mediante escuchas repetidas, adquisición de conocimientos y mucha paciencia para entenderlas.

Yo quiero pensar que esa dificultad del público de finales del siglo XIX sentía para aceptar el impresionismo y terminó disolviéndose cuando críticos Baudelaire explicaron al gran público lo que debían ver o que esa dificultad que el público de principios del siglo XX sentía ante el Jazz o el cubismo y que terminaron igualmente por ser apreciados, quiero pensar como digo que el público de principios del siglo XXI llegará a entender lo que el Metal Extremo viene a aportar. Como decía antes, esto es algo que solo nos lo va a confirmar el tiempo.

Volviendo al presente, hablaba antes de que había dos tipos de prejuicios del público contra el Metal Extremo. Uno de ellos ya lo he explicado es meramente formal. El otro es estético. Por estético me refiero a todo esa serie de referentes culturales que se asocian a un tipo de música determinado, que insisto una vez más, la música es inmaterial, no tiene imagen, no puede verse, pero como seres humanos que somos la envolvemos en una serie de elementos literarios, artísticos, sociales, religiosos y económicos, y que especialmente en su vertiente más visual y de contenidos llamamos iconosfera. Así llegamos a otro de los prejuicios que el público en general siente por el Metal Extremo, la pertenencia al universo del Heavy Metal. Heavy Metal, Rock, todo lo cual se identifica como primitivo, simplista y alejado de la sofisticación que otros estilos musicales como el Pop o el Jazz poseen.

No vamos a engañarnos a estas alturas, somos lo que somos y estamos orgullosos de serlo. No necesitamos cambiar de forma de expresarnos o de vestirnos para que los demás acepten como válido nuestro estilo musical. Y mucho menos cuando este primitivismo, siempre por oposición al concepto de sofisticación, es tan primariamente humano.

El Metal Extremo mantiene de manera muy coherente la línea que comienza en el siglo XVIII y que se consolida en los siglos XIX y XX del movimiento artístico que conocemos habitualmente como romanticismo. Un estilo que recoge toda una serie de sentimientos que se pierden en los albores de la cultura y que recogen esa fascinación mórbida, curiosa, peligrosa y prohibida de todo lo relacionado con la muerte, el morir, la noche, lo prohibido, el pecado, el dolor y un largo “et cétera”. Que si bien pueden mostrarse artísticamente de forma sofisticada adquieren algunas de sus mejores expresiones cuando abrazan ese primitivismo. Este primitivismo es parte esencial del Metal Extremo, un primitivismo que podemos encontrar tanto en la arquitectura románica como en el brutalismo de Le Corbusier. Tanto en el cubismo como en las máscaras africanas en las que se inspira. Tanto en el Urinario de Marcel Duchamp como en los Object Trouvé. ¿Debería pues el Metal Extremo ser adoptado por esa consideración de “gran arte” que otras disciplinas nacidas de lo primitivo han hallado con el tiempo? Yo tan solo diré que si ese cambio de mentalidad hubiera de venir tomando únicamente su forma, su sonido y rechazando su estética, sus letras, su imagen, su aporte antropológico y su iconosfera para usarlo como una simple colección de recursos musicales y sonoros el Metal Extremo perdería gran parte de su identidad y desnaturalizaría.

Yo me pregunto, ¿dentro de 100 años será el Metal Extremo una simple nota al pie dentro de la Música Popular o por el contrario se hallarán en él formas y contenidos asimilables a ese mundo de la alta historia, del arte por increíble que parezca ahora? No voy a contestar a esa pregunta, como ya he dicho solo el tiempo puede hacerlo. Mi labor aquí es simplemente buscar esos elementos que dignifiquen esa música para ponerlos delante de todo aquel que sea lo suficientemente curioso, inteligente o inquieto para experimentarlos por sí mismo. Ya que como digo, los que disfrutamos de esta música estamos convencidos de su validez, de su importancia y de su capacidad de futuro, a todos los demás, se la ofrecemos de forma sincera convencidos de su valor. A quién quiera escuchar, tenemos mucho que contarle, a quién no quiera verlo, no le necesitamos.